Las primeras citas: Hace unos meses tuve la de esas citas en las que el surrealismo se realiza protagonista, aunque sea por un tiempo.

Las primeras citas: Hace unos meses tuve la de esas citas en las que el surrealismo se realiza protagonista, aunque sea por un tiempo.

Permite unos meses tuve la sobre esas citas en las que el surrealismo se realiza protagonista, al menos por un tiempo. Llevabamos unas semanas hablando falto frenar, riendo, conociendonos, tonteando un poquito. La de esas personas con las que conectas asi­ como tienes buen feeling asi­ como con quien, no obstante no acabe pasando ninguna cosa, sabes que habra una gran aprecio. Sugirio una citacion a ciegas, literal, esto seri­a acudir a la cita con un careta y pasar un momento hablando hasta que por fin se lo quitara y pudiera verme. La gracejo aqui esta en que yo le habia conocido en foto, sin embargo el a mi nunca, de este modo que era a ciegas a medias. Acabamos quedando en un parque cercano a mi casa, pasando uno de los ratos mas extranos de mi vida hablando ‘a ciegas’, y a la ocasion una de primeras citas mas conversadoras, puesto que no hubo silencios incomodos, si bien claro, cuando nunca puedes efectuar gestos da la impresion que si no hablas te has ido, jaja. Para terminar se quito el careta y nos fuimos sobre tapas por la urbe. Hablamos, reimos, seguimos conociendonos, aunque creo que esa chispa no acabo sobre arrojarse asi­ como la cita acabo con un largo abrazo (supongo que lo leeras, mismamente que que sepas que me fui a casa con tu olor tras ese abrazo. Yo pensando que lo tenia en la ropa asi­ como estaba en mi nariz…). Al final resulto que carente saberlo o carente estar seguro, bien me habia visto antiguamente, pero eh, el suvenir sobre la cita con mascara nunca nos lo quita ninguna persona.

Alla en el memoria tengo una sobre mis primeras citas, con 13-14 anos de vida

Hacia poquito que habia anterior lo sobre Tilo y tenia cierta inseguridad, seguramente pensando que todo el mundo querrian exactamente lo en la primera citacion. Nos conocimos por chat, hablamos por Messenger, y a las dias quedamos en un bar. Tomamos unos refrescos, short, reimos, y en una sobre esas puso su mano en mi rodilla -?que era una mano en la rodilla luego de lo vivido?-. Mi rostro se congelo, me tense, me despedi con premura y sali por pies. Nunca mas se supo de aquel chaval. Que, En seguida que lo pienso, parecia bastante mas gran de lo que me dijo…

Una de las citas mas epicas de mi adolescencia, quitando aquella cuando quede con el que cantaba en una coral asi­ como quiso meterme morro solamente conocernos, fue con 14 anos. Pasaba por aquel entonces muchas horas en las chats sobre Terra, y entre toda la morralla encontre un tio adorable, ameno, importante, tocaba el saxo… al completo pintaba excesivamente bien hasta que me dijo que tenia 20 anos y vivia en Barcelona. He sobre afirmar que por aquel entonces De ningun modo decia que tenia 14, sino 16 -que gran diferenciacion no seri­a, aunque parecia que te tomaban mas en serio-, de este modo que en mi teoria nunca teniamos tanta desigualdad de edad. El menudo me conto que iba an elaborar un camino por carretera -lo que Actualmente da la impresion que no entendemos a no ser que lo llamemos road trip…-, iba a recorrer la peninsula con un amigo asi­ como le encantaria pasarse por Valladolid a conocerme. Yo encantada, y acojonada, y jovial, asi­ como mas acojonada todavia. Le conte a mi madre la historia (menos mi mentira referente a la perduracion) y ‘obligo’ a mi hermana a acompanarme a la cita y cada ocasion que quedara con ellos por mi conviccion. El dia D quedamos en una centrica plaza, aunque horas primero no se me ocurrio ninguna cosa conveniente que mantenerse en un bar de la franja con toooodas mis amigas asi­ como sentarme en la parte menos sencillo sobre la mesa. Mi hermana fue an investigar a mi citacion asi­ como al amigo a la plaza, y aparecio con ellos. La circunstancia fue muy extrana, me senti la cria (porque lo era basicamente), me acabo gustando mas el amigo que el, y de cita-cita nunca tuvo nada por motivo de que en el menor segundo nos quedamos a solas. No obstante guardo un gran suvenir sobre aquella ultima noche que pase con ellos por motivo de que me enamore. No sobre el novio, ni sobre su amigo, sino sobre un instante, de la lluvia sobre estrellas en el cerro desierto, tumbada en el techo de el automovil y Purple Rain sobre Prince sonando en los altavoces.

Por fortuna o desgraciadamente no Existen una plantilla de citas. Cada primera cita es sola e irrepetible, asi­ como por mas que las deteste por lo nerviosa que me pongo, nunca dejo sobre ir a cada recien estrenada citacion con cierta entusiasmo, porque De ningun modo sabes cuando hallaras a esa ser con la que tendras tu ultima primera cita…

Que me dices, ?te gustan las primeras citas, tendri­as recuerdos geniales o ganas sobre ignorar muchas divorcio citas en lГ­nea cita, cual ha sido la mas original que has tenido, que es lo que menor te fascina de estas primeras citas, asi­ como lo que mas…?